Hermandad

Entender el presente de la Trinidad supone asumir la idea de que el barrio es un conjunto de formas que se han ido construyendo a lo largo del tiempo. El primitivo arrabal situado a extramuros, aquel sector histórico que fue núcleo original, es el fundamento desde el que se explica su forma. Son las primeras trazas las que, a modo de semilla, han generado sus sucesivas ampliaciones. Comprender la Trinidad supone desentrañar y ver las primeras razones, en la lógica de su conformación.

La comunicación es fundamental en nuestra vida diaria para mejorar nuestras competencias individuales o colectivas. Vivimos en la llamada Sociedad de la información, en la que la creación, modificación y distribución de la información forma parte esencial de la actividad económica y social. Las nuevas tecnologías están a punto de imponerse, si no lo han hecho ya, como herramienta preferida para estar enterados de una forma inminente y gratuita. Los usuarios tenemos muchas opciones donde elegir, y la posibilidad de filtrar, pero también podemos ser víctimas de un exceso de información que a lo único que conduce es a la desinformación. Por eso es tan importante que el emisor esté bien informado, para cumplir con su responsabilidad ante la sociedad de manera eficaz.

La cofradía del Cautivo ha acordado designar a Javier Nieto Mogaburo nuevo vestidor de la imagen de la Virgen de la Trinidad Coronada.
 
Nieto lleva realizando labores de vestidor desde muy temprana edad, con una dolorosa de culto doméstico que tenía su casa. A la edad de 15 años comenzó a arreglar a la Virgen de los Dolores del Puerto de la Torre, labor que sigue ejerciendo, y en la actualidad tiene confiadas a su arte distintas imágenes marianas de la capital malagueña, como la Virgen de la Paz o la Virgen de la Merced. 

JUNTA DE GOBIERNO DE LA REAL, MUY ILUSTRE Y VENERABLE COFRADÍA DE NAZARENOS DE NUESTRO PADRE JESÚS CAUTIVO, MARÍA SANTÍSIMA DE LA TRINIDAD Y DEL GLORIOSO APÓSTOL SANTIAGO

 

 

Director espiritual  Rvdo. P. D. Manuel Arteaga Serrano.
 Hermano mayor D. Ignacio A. Castillo Ruiz.
 1er. Teniente hermano mayor D. José Luis Ramos Jerez.
 Secretario general D. Pedro A. Jerez Palomo.
 Fiscal Dª. Vanessa García Caba.
 Tesorero D. Hugo Pérez Jurado.
 Contador D. Juan Navarro Rodríguez.
 Albacea general D. Benjamín Pastor Berdión.
   
 Teniente hermano mayor D. Francisco José Cabello Fernández.
 Teniente hermano mayor D. Francisco Saldaña Iglesias.
   
 Vicesecretario D. José M. Escribano García.
 Vocal secretaría D. Germán Morales Parra.
 Vocal secretaría D. Antonio Alcoba López.
 Vocal secretaría D. Daniel García Ramírez.
 Archivero  D. Francisco Cano Olmo.
   
 Vicetesorero D. David Escaño Rodríguez.
 Vicecontador D. Jesús López Gómez.
                      
Albacea de culto D. Samuel Quintero Partal.
Albacea de culto D. Antonio Bros Molina.
Albacea de culto Dª. María del Carmen Roldán Molina.
   
Albacea de procesión D. Antonio Benítez García.
Albacea de procesión Dª. Laura Ortega Gallardo.
Albacea de procesión  Dª. Inmaculada Escalona Merida.
Albacea de procesión Dª. Rosalía Jiménez Domínguez.
   
Albacea de patrimonio D. José Luis Martín Núñez.
Albacea de patrimonio D. José Torres Lechado.
Albacea de patrimonio D. Francisco Bautista Jiménez.
   
Vocal de caridad D. José Villalba Real.
Vocal de caridad D. Manuel Ramírez Zayas.
Vocal de caridad Dª. María Pilar Cortés Jaén.
   
Vocal de formación D. Florentino López López.
   
Vocal de juventud Dª. Africa Navarro Ilustre.
   
Vocal de bandas D. Raúl Arribas Carballo.
Vocal de bandas D. Alejandro González Benítez.
   
Vocal de columbarios Dª Carolina Vázquez Casado.
Vocal de columbarios D. José Manuel Torres Fernández.
Vocal de columbarios D. Mauricio Casas Villalba.
   
Vocal de protocolo D. Juan Antonio Miguel Berlanga.
Vocal de protocolo D. Antonio Senés Motilla.
   
Relaciones institucionales D. Luis Reina Alcolea.
Relaciones institucionales D. Daniel Pérez Morales.
   
Vocal de albacería Dª. Andrea García Caba.
Vocal de albacería D. Antonio Paneque Rodríguez.
Vocal de albacería Dª. Begoña Berrocal Bueso.
Vocal de albacería D. Fco. Antonio Escobar Muñoz.
Vocal de albacería D. José Miguel Herrero Ruiz.
Vocal de albacería D. José Antonio Fernández Muñoz.
Vocal de albacería D. Rubén Sánchez Jiménez.
Vocal de albacería D. Sergio Bienvenido Tur Ojeda.
   
Vocal D. Manuel Toval López.
Vocal D. Rafael Cabello Sénder.
Vocal D. Antonio Benítez Mayorga.
Vocal D. Francisco Zurita González.
Vocal D. Vicente Jaime Corripio.
Vocal  D. Victor Carnero Ávila.
   
Albacea de culto perpetuo D. José Luis Palomo Gallardo.
   
Consejero D. José París Alonso.
Consejero D. Antonio Quintero Naranjo.
Consejero D. José Jiménez Durán.
Consejero D. Gustavo Villapalos Salas.
Consejero D. Antonio Senés Guerrero.
Consejero D. Antonio Castillo Marín.

 

Para conocer los antecedentes históricos de la construcción de la casa hermandad debemos situarnos en una época de la Málaga cofrade donde los medios económicos brillaban por su ausencia. Era el año 1934 cuando, en el seno del barrio trinitario y más en concreto en la iglesia de San Pablo, se instituye una hermandad de culto hacia la Virgen de la Trinidad. Durante años, sus cofrades no tuvieron lugar propio donde reunirse ni custodiar sus enseres de culto; éstos eran repartidos, una vez concluida la procesión, entre los cofrades que contaban con almacenes o mayor espacio en sus viviendas, quedando otros en la propia iglesia.

La historia de la iglesia de San Pablo, corre paralela a la evolución urbanística de Málaga y más concretamente a la del barrio de la Trinidad, lugar de su asentamiento. Un barrio que surge en el siglo XVI, mediante una retícula lineal de traza arquitectónica y organizada a la sombra del camino de un campamento que se transforma en cuartel de la Trinidad. Sus terrenos contaban con fructíferas huertas, regadas permanentemente cuando el río de la ciudad recogía las aguas de la cuenca.

Analizar la trayectoria devocional de esta advocación mariana constituye la clave de bóveda en la génesis de la cofradía como entidad aglutinadora de un puñado de fieles que dieron culto a la Madre de Dios. Es por ello por lo que se hace del todo necesario estudiar el primer icono para contextualizar la nueva obra gubiada por Buiza y que supuso una auténtica mutación estética.

La imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo obra de José Martín Simón [Granada, 1896-1971] responde dentro del ciclo pasionista al momento en el que Jesús, tras la Oración en el Huerto de Getsemaní y su posterior Prendimiento por parte de los sicarios de Judas Iscariote fue conducido preso y cautivo primeramente a casa de Anás, que era Sumo Pontífice aquel año. La vestidura alba del Señor está intrínsecamente relacionada no obstante, con el pasaje del Desprecio de Herodes puesto que en esta época se relacionaba este color con las personas presas de la locura. Con el paso del tiempo este tono de infamia se sublimó hasta tal punto que forma maridaje insolidum con la efigie que tallara Martín Simón.

Nuestras hermandades son un reflejo iconográfico desde la cruz guía hasta el último bordado del manto de la Virgen. Las insignias no ocupan un lugar caprichoso en el cortejo. Todo ha de tener un motivo y un por qué. Toda una simbología al servicio de la fe. La cera que se quema en los tronos también tiene su significado concreto, según la Congregación de Ritos del Vaticano: el simbolismo religioso de virginidad y pureza de naturaleza. Santa María misma.

Me piden unas palabras para la nueva página web de la Cofradía, y me acordé de las palabras que en 2010 el Papa emérito Benedicto XVI pronunció sobre los nuevos medios de comunicación en esta era digital de internet. Sin más os las recuerdo: