Cautivo Málaga

Una vez finalizados los actos de la jornada ‘El Rostro de la Misericordia’ me gustaría agradeceros y felicitaros por la labor que hemos desarrollado para que este acontecimiento jubilar haya sido un gran éxito por el buen gusto, elegancia, solemnidad, dedicación y, sobre todo, muestras de devoción popular en torno a Jesús Cautivo. Hemos acercado al Señor a sus fieles, y estos han respondido de forma multitudinaria. Podemos sentirnos orgullosos de los momentos tan intensos que hemos pasado, del esfuerzo realizado así como del resultado logrado. Siempre a mayor gloria de Dios, aún sabiendo que nunca estaremos a su altura, hemos demostrado interés por tributarle lo que Él se merece y que esta cofradía funciona. 

D. Antonio Senés Guerrero recibirá la máxima distinción cofrade el 21 de octubre, tras la misa con motivo del XVI aniversario de la coronación canónica de la Virgen de la Trinidad, siguiendo así el acuerdo adoptado por aclamación en el cabildo general del pasado 27 de junio, a propuesta de la junta de gobierno.

La conferencia que el profesor Juan Manuel Miñarro López ofrecerá para explicar los pormenores de la restauración llevada a cabo a la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo CAMBIA DE LUGAR. Gracias a la colaboración de la Delegación Territorial de Cultura de la Junta de Andalucía en Málaga, y para permitir la asistencia de un mayor número de personas, Miñarro pronunciará su ponencia en el TEATRO CÁNOVAS [Plaza de El Ejido, 5 - 29013, Málaga]. 

La imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo quedará expuesta en devoto besamano extraordinario con motivo de los actos promovidos desde las Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga para la clausura del Año de la Misericordia. Una iniciativa que responde a la denominación de 'El Rostro de la Misericordia' y que se llevará a cabo los días 11 y 12 de noviembre en Málaga.

De acuerdo con lo que dictaminan las vigentes reglas estatuarias por las que se rige el gobierno de esta corporación nazarena, en sus artículos 43.2 a) y 44, por disposición del Sr. Hermano Mayor, le cito a usted a la reunión de cabildo general ordinario de procesión, que tendrá lugar [D.m.] el próximo lunes 6 de febrero, a las 20.30 horas en primera convocatoria y a las 21.00 horas en segunda, en el salón de actos de nuestra casa de hermandad, para tratar los asuntos que aquí se expresan, rogándole su más puntual asistencia:

El próximo miércoles 16 de agosto, los cofrades del Cautivo y la Trinidad tenemos una cita con la Feria de Málaga de 2017, en la caseta efímera que esta corporación nazarena instalará en el hotel NH. Sin duda una oportunidad para por segundo año consecutivo volver a reunirnos para disfrutar de los quehaceres propios de tan arraigada tradición.

La cofradía celebra el aniversario exponiendo a la Virgen en besamano y con una eucaristía. El 21 de octubre de 2000, Año Santo Jubilar, la Virgen de la Trinidad era coronada canónicamente durante un inolvidable pontifical celebrado en la Catedral de Málaga presidido por el que fue obispo de la diócesis, Antonio Dorado Soto. Desde entonces, la cofradía conmemora este aniversario con cultos solemnes en honor de su sagrada titular mariana. 

Entender el presente de la Trinidad supone asumir la idea de que el barrio es un conjunto de formas que se han ido construyendo a lo largo del tiempo. El primitivo arrabal situado a extramuros, aquel sector histórico que fue núcleo original, es el fundamento desde el que se explica su forma. Son las primeras trazas las que, a modo de semilla, han generado sus sucesivas ampliaciones. Comprender la Trinidad supone desentrañar y ver las primeras razones, en la lógica de su conformación.

La cofradía del Cautivo ha acordado designar a Javier Nieto Mogaburo nuevo vestidor de la imagen de la Virgen de la Trinidad Coronada.
 
Nieto lleva realizando labores de vestidor desde muy temprana edad, con una dolorosa de culto doméstico que tenía su casa. A la edad de 15 años comenzó a arreglar a la Virgen de los Dolores del Puerto de la Torre, labor que sigue ejerciendo, y en la actualidad tiene confiadas a su arte distintas imágenes marianas de la capital malagueña, como la Virgen de la Paz o la Virgen de la Merced. 

La venerada imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo regresará a la parroquia de San Pablo el próximo 12 de octubre, solemnidad de Nuestra Señora del Pilar. El Señor presidirá una solemne eucaristía de acción de gracias por la restauración a la que ha sido sometido y que lo ha mantenido apartado del culto durante los últimos cuatro meses y medio. Una larga ausencia que ha servido, no obstante, para corregir las graves deficiencias estructurales que la imagen de Martín Simón venía presentando históricamente.

Para conocer los antecedentes históricos de la construcción de la casa hermandad debemos situarnos en una época de la Málaga cofrade donde los medios económicos brillaban por su ausencia. Era el año 1934 cuando, en el seno del barrio trinitario y más en concreto en la iglesia de San Pablo, se instituye una hermandad de culto hacia la Virgen de la Trinidad. Durante años, sus cofrades no tuvieron lugar propio donde reunirse ni custodiar sus enseres de culto; éstos eran repartidos, una vez concluida la procesión, entre los cofrades que contaban con almacenes o mayor espacio en sus viviendas, quedando otros en la propia iglesia.

La historia de la iglesia de San Pablo, corre paralela a la evolución urbanística de Málaga y más concretamente a la del barrio de la Trinidad, lugar de su asentamiento. Un barrio que surge en el siglo XVI, mediante una retícula lineal de traza arquitectónica y organizada a la sombra del camino de un campamento que se transforma en cuartel de la Trinidad. Sus terrenos contaban con fructíferas huertas, regadas permanentemente cuando el río de la ciudad recogía las aguas de la cuenca.

Estamos inmersos en el Adviento, un periodo precioso para los cristianosque nos invita a recordar el pasado y nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro, con la esperanza puesta en la llegada al mundo del Redentor. Esta sociedad, empeñada en desacralizar las fiestas, habla de magia y espíritu de la Navidad como si ésta saliera del sombrero de copa de un prestidigitador o se tratara de un fantasma o ánima errante, o nos obliga a ser felices animándonos a que todos nuestros deseos se hagan realidad, al modo de Aladino y la lámpara maravillosa. Sin embargo, los cristianos, los cofrades, sabemos que la Navidad es mucho más que todos esos buenos propósitos, a veces huecos, todas las luces de colores y todos los anuncios de colonia. Porque María, la Virgen de la Trinidad, está a punto de alumbrar a un niño que se convertirá en la Luz del Mundo. Él es Jesús, el Cautivo, y en Él reside la auténtica importancia de las fiestas que vamos a celebrar. Es lo que realmente nos hace felices y es una alegría verdadera.

Analizar la trayectoria devocional de esta advocación mariana constituye la clave de bóveda en la génesis de la cofradía como entidad aglutinadora de un puñado de fieles que dieron culto a la Madre de Dios. Es por ello por lo que se hace del todo necesario estudiar el primer icono para contextualizar la nueva obra gubiada por Buiza y que supuso una auténtica mutación estética.

En el entramado natural de calles que dibuja el centro histórico de la capital andaluza, prosiguen con pulcritud y exactitud los trabajos de restauración de la imagen del Señor de Málaga. Veintidós días distan desde que Jesús Cautivo fuese retirado del culto y la visita efectuada al taller de Juan Manuel Miñarro por una representación de la comisión permanente de la hermandad, este pasado sábado 17 de junio.

La imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo obra de José Martín Simón [Granada, 1896-1971] responde dentro del ciclo pasionista al momento en el que Jesús, tras la Oración en el Huerto de Getsemaní y su posterior Prendimiento por parte de los sicarios de Judas Iscariote fue conducido preso y cautivo primeramente a casa de Anás, que era Sumo Pontífice aquel año. La vestidura alba del Señor está intrínsecamente relacionada no obstante, con el pasaje del Desprecio de Herodes puesto que en esta época se relacionaba este color con las personas presas de la locura. Con el paso del tiempo este tono de infamia se sublimó hasta tal punto que forma maridaje insolidum con la efigie que tallara Martín Simón.